LA TECNOLOGÍA PONE EN EVIDENCIA UNA COLOMBOFILIA OBLIGADA A RENOVARSE

Desde hace ya unos cuantos años, el desarrollo de las sueltas ha cambiado, no es el mismo que antaño.

Dicho cambio se ha notado especialmente en las pérdidas de palomas, en ocasiones sin motivo justificado aparente. Con el objetivo de mejorar esta situación que afecta a todo el colectivo colombófilo, en nuestro Club decidimos adquirir tecnología GPS con el fin de conocer las rutas que siguen -y en qué circunstancias- las palomas en los vuelos de regreso a los palomares.

El pasado año 2020 hicimos los estudios por la que llamamos ruta “Sur” que sigue la costa catalana hasta llegar a la zona de Valencia, adentrándose en la Mancha y siguiendo hacia Extremadura.

Para la campaña 2021 hemos elegido la ruta que denominamos “Norte”, que nos llevará dirección Lérida, siguiendo por Huesca y Zaragoza hacia Zamora y frontera con Portugal.

Sin duda el cambio climático, la contaminación y las comunicaciones, influyen negativamente en la orientación de nuestras palomas y tiene repercusión en los vuelos de regreso a los palomares, originando pérdidas de cierta consideración.

También el crecimiento descontrolado de las aves de rapiña. Personalmente -que llevo más de 60 años de práctica colombófila- he visto desde cómo se compensaba económicamente la entrega de patas de rapaces, hasta la instalación de nidos en edificios altos de ciudades, con la pretensión de reducir el número de palomas urbanas. Por cierto, pretensión inútil, porque las rapaces en las ciudades lo único que hacen es atacar a los bandos de palomas mensajeras que vuelan en altura, no bajan a las calles a perseguir y cazar una paloma urbana.

El problema es que sobre las causas citadas no podemos hacer absolutamente nada.

En cambio hay circunstancias sobre las que sí podemos influir y no las estamos teniendo en cuenta.

Hoy en día, utilizando los medios que tenemos a nuestro alcance para prevenir y asegurar las adecuadas condiciones climatológicas favorables y siendo riguroso en su utilización, tenemos muchas posibilidades de conseguir sueltas con porcentajes altísimos de retorno por ese concepto.

Otro gran medio técnico del que actualmente disponemos, es el de poder efectuar el seguimiento de las rutas que utilizan las palomas en el vuelo de regreso a sus palomares. Como hemos comentado anteriormente se trata de los GPS, que nos permiten conocer datos tan interesantes como saber la distancia que realmente recorren, altura que pueden tomar, velocidad de crucero, saber dónde paran y el tiempo que permanecen en un mismo lugar. Resumiendo, una serie de datos que pueden permitirnos escoger los puntos de suelta más adecuados para el mejor desarrollo de las competiciones, sobre todo, tomando como máximo objetivo reducir la pérdida de palomas.

Resulta evidente de los estudios realizados que, al escoger los puntos de suelta, debemos evitar dentro de lo posible las zonas montañosas. Está comprobado que las palomas para regresar a sus palomares buscan zonas que no obliguen a remontadas continuas; queda claro que se abren distintas opciones en el camino de vuelta a casa y esto quiere decir más distancia a cubrir, tomar rutas equivocadas, o circular entre montañas por auténticos laberintos, con lo que representa en cuanto a pérdidas o resultados deportivos, en comparación con palomas que por la situación de sus palomares no tienen inconvenientes orográficos.

Cada vez resulta más difícil la instalación de palomares en las ciudades. Problemas urbanísticos, falta de espacio y también problemas de convivencia con el vecindario han hecho que la Colombofilia, de forma mayoritaria, se haya ido trasladando hacia zonas rurales o pueblos con una menor densidad de población y, en consecuencia, más dispersos: pocos palomares y -en general- muy distanciados entre sí.

De lo dicho se desprenden dos grandes consecuencias:

1).- La pérdida de palomas.
2).- El resultado de las competiciones.

Analizaremos los dos puntos citados.

1.-En cuanto a la pérdida de palomas, queda meridianamente claro que en función de la situación y proximidad de los palomares, las sueltas con distancias cortas (consideremos que inferiores a 500 km), es decir: entrenos, velocidad y medio fondo, deberían realizarse solamente con palomas cuyos palomares se encontraran cerca, en una misma ruta de vuelo y que no estuvieran separados por zonas montañosas. Es decir, que en el vuelo de regreso siguieran una misma ruta, que la llegada no tuviera una gran dispersión y que el tiempo de vuelo entre palomares fuera lo más corto posible. Hay que tener en cuenta que, a más duración del vuelo, más riesgo ya que, cuando unas palomas están en el palomar, otras siguen volando y, por tanto, sujetas a cualquier problemática que pueda surgir.

2).-En cuanto al resultado de las competiciones hay mucho que comentar. Sin duda es el punto de desencuentro más importante entre los aficionados a la Colombofilia. Partiendo de la base de que en Colombofilia la meta -o sea los palomares- no están situados en el mismo lugar y, por tanto, las rutas calculadas para dar las distancias no son las mismas, surge el gran problema, y la consecuencia que conlleva es que las clasificaciones que se obtienen no reflejan, ni mucho menos, la auténtica realidad.

En definitiva, y bajo mi punto de vista, hay que cambiar sistemas que hoy están completamente obsoletos. Las competiciones que comprenden varias sueltas deben cambiar su formato y pasar del sistema “Tour de Francia” al sistema “Record del mundo”.

Cuando se intenta conseguir un nuevo record mundial, el que lo persigue pretende rebajar un tiempo, o aumentar una distancia o una altura. En Colombofilia es parecido, tenemos un equipo que intentará conseguir la máxima puntuación establecida y para conseguirlo no es necesario hacerlo todos en una misma suelta. Lo realmente importante- y justo sería hacerlo en condiciones parecidas- la distancia y la orografía del recorrido tienen una importancia vital.

En atletismo puedes atacar un record en cualquier pista de cualquier ciudad del mundo, en natación exactamente lo mismo, todas las piscinas son válidas.

Lo que no tiene lógica es que el camino para lograr un objetivo sea diferente para los participantes. En Colombofilia dado que la meta (palomares) está situada en lugares distintos, resulta evidente que cada concursante está disputando una prueba individual, sujeta a condicionantes específicos para cada aficionado.

Podemos imaginar una prueba de atletismo o de natación donde las pistas o las piscinas fueran diferentes para los participantes. Por ejemplo pistas de atletismo haciendo zigzag o piscinas redondas. Lo consideraríamos inadmisible y, en cambio, en la Colombofilia, es lo que realmente sucede. El problema existe, pero no le ponemos solución.

En cualquier disciplina 1000 metros son 1000 metros. En Colombofilia no y, en consecuencia, debemos buscar sistemas que igualen al máximo las posibilidades de todos los participantes para que verdaderamente gane el mejor.

Trasladado a la Colombofilia quiere decir lo siguiente:

Como cuestiones previas y en primer lugar, conviene aclarar que la modificación afectaría en principio a las sueltas de velocidad y medio fondo.

Debemos ser conscientes de que el problema subsiste, que no desaparece pero, en las sueltas de fondo y gran fondo, dado que el número de palomas participantes es menor y que las distancias hacen que los bandos de palomas se disgreguen, los problemas que venimos comentando tienen menor influencia.

a).- Hay que establecer las líneas de vuelo necesarias para cumplir con los requisitos detallados en el punto “1”. Desde una misma localidad, se pueden hacer varias sueltas con el adecuado intervalo de tiempo.

b).- Cada grupo de suelta tendrá su clasificación general particular y para los “Campeonatos” se utilizará el sistema “Unión de zonas”.

c).- La experiencia nos indica que las mayores pérdidas de palomas se producen en las sueltas de velocidad y medio fondo, por lo que con el cambio de sistema, sin duda dispondríamos de más palomas para las sueltas de fondo y gran fondo y, lo que es más importante: los aficionados en general disfrutaríamos más de nuestro deporte.

Si queremos que la Colombofilia prospere y que los nuevos aficionados perduren en el tiempo, debemos procurar que la dedicación y el trabajo que conlleva un deporte con animales -en nuestro caso palomas, que requiere atención los 365 del año- tenga las justas compensaciones, mediante éxitos deportivos merecidos.

El primer objetivo a conseguir sería obtener mejores éxitos colectivos en cuanto a retornos a través de las propuestas anteriores y, a continuación veríamos si con una modificación del sistema de clasificación/puntuación se reducen las diferencias -siempre existentes- como consecuencia del lugar de ubicación de cada palomar.

Un nuevo sistema ofrecería mayores alicientes y el éxito colectivo daría más posibilidades de crecimiento y, sobre todo, de continuidad para una Colombofilia, actualmente menguante.

“ES PRIORITARIO DEFENDER LO COLECTIVO PARA DEFENDER LO INDIVIDUAL”

José Mª Corona Fayos
REIAL CLUB COLUMBÒFIL DE CATALUNYA

PD.- Se pueden consultar los estudios en la web www.coloms.cat apartado “Competicions-Control per GPS”